Ven con tu clase y… descubre Cantabria

| octubre 14, 2009 | 0 Comments

Escribe: Francisco Javier López Marcano es Consejero de Cultura, Turismo y Deporte.

Recientemente, he tenido la oportunidad de presentar la oferta educativa de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte para el curso 2009-2010, que consiste básicamente en poner al servicio de la comunidad escolar los activos que dependen de aquella. Lo acompañamos con la edición, desde hace ya tres años, de una revista -«Ven con tu clase y descubre Cantabria»- que recoge el despliegue pedagógico de los centros dependientes de Cultura, invitando a colegios, guarderías, institutos o universidades a completar su programa lectivo con la visita a nuestras instalaciones. Durante el acto, celebrado ante más de un centenar de profesores y educadores, tuve ocasión de departir con ellos y comprobé con satisfacción que la idea global del asunto no sólo había sido perfectamente comprendida, sino asimilada e interiorizada por los propios profesionales de la enseñanza, toda vez que se presentaba una batería de actividades educativas muy necesarias capaces de aportar alternativas complementarias a la hermosa tarea de la enseñanza.
Mi propia experiencia en la docencia me llevó a reflexionar sobre ellas, a intercambiar puntos de vista y volví a comprobar la necesidad que tenemos los gestores públicos de trasladar de manera fehaciente, exacta y sincera las intenciones que marcan nuestro paso por determinados puestos de responsabilidad. En teoría, en estas presentaciones siempre se viene a decir lo mismo -salvo que incorporemos nuevas instalaciones- pero la necesidad por saber y conocer, el ofrecimiento de renovados proyectos complementarios y adaptados a la labor educativa y la prestación de servicios casi a la carta, reafirman la necesidad de seguir profundizando en la divulgación de nuestros recursos y en su puesta a disposición de los agentes culturales y educativos. Los datos de visitantes anuales, con un progresivo aumento en la demanda y utilización de nuestra oferta educativa, son incontestables y demuestran esa necesidad de incrementar los esfuerzos, avanzar en la línea de dotar a los centros culturales de un necesario entramado pedagógico sin desmerecer su propia personalidad.
Cantabria es una comunidad que cuenta con unos extraordinarios recursos asociados al ocio cultural que esta Consejería se ha propuesto activar en todos los sectores de la sociedad y en todos los niveles. Fruto de esa acción de gobierno, se enmarca una política específica de puesta en valor de nuestras instalaciones, ya sean recreativas o culturales, de manera tal que proyectemos la verdadera dimensión de las mismas no sólo como lugares de referencia concreta, sino también de manera más generalista, orientadas a otros ámbitos. Ese es el objetivo, convertir todas nuestras instalaciones en lugares no sólo de esparcimiento centrados en la temática asociada a la instalación, sino tratar de abarcar un espacio más amplio hasta situar los centros en referentes del dinamismo que debe ir siempre asociado al concepto cultura.
Esta manera de actuar se circunscribe a un proyecto cultural que, entre otros, se marca como horizonte actuar en el conjunto de las distintas comarcas de nuestra comunidad aportando los medios y herramientas que posibiliten el desarrollo de las iniciativas de nuestros ciudadanos en centros cada vez más multidisciplinares y que, en cierta manera, satisfagan sus demandas, ya sea a nivel individual o colectivo. Afrontar la cultura desde esos parámetros es sinónimo potenciar, no dirigir, y trae consigo, más que la imposición de nuestros criterios, una política de diálogo constante con los diversos agentes públicos y privados, con los ciudadanos con responsabilidad educativa y cultural comprometidos con la cultura de Cantabria, permitiendo presentar una oferta pedagógica tan amplia como rigurosa.
Ese intercambio de opiniones, el conocimiento de nuestras instalaciones por la parte demandante y el respecto y desarrollo del proyecto curricular cántabro en los distintos niveles por la oferente propicia que hoy nos acerquemos ni más ni menos que a casi 80.000 escolares de fuera y dentro de nuestra comunidad
El equipo dirigente de la Consejería de Cultura es perfectamente conocedor que el grado de desarrollo cultural de un pueblo, de una comunidad, viene determinado, entre otros factores, por la amplitud del conocimiento, uso y disfrute que esa sociedad tiene de sus propios recursos culturales. En consecuencia, conseguir que la sociedad cántabra en general y la comunidad educativa en particular adquiera la sensibilidad que le pueda hacer disfrutar de los productos culturales universales, trascendiendo lo local -aunque sin olvidar la responsabilidad de mantenerlo y cultivarlo- supone un aumento de la madurez cultural de nuestra sociedad, aún referido a los niveles educativos inferiores.
Esto es lo que nos hemos propuesto y lo que tratamos de llevar a cabo actuando en todos los niveles, como antes decía, e incluyendo el ocio pedagógico inevitablemente ligado a la escolarización. Salvaguardando y respetando el ámbito competencial -sólo faltaba-, Cultura ofrece a la comunidad educativa todos nuestros recursos, nuestros empleos y nuestros activos para culminar o ayudar a completar el currículo escolar de manera práctica, dinámica, amena y, sobre todo, pedagógica. Queremos incorporar los Museos y demás centros de ocio de la red regional al proyecto curricular cántabro con objeto de hacer de ellos una verdadera prolongación de las enseñanzas escolares y convirtiéndolos en una herramienta más al servicio de los profesionales de la educación, lo profesores, los tutores, los jefes de estudio.
Ofrecemos Peña Cabarga para conocer la geografía de Cantabria, Carrejo para conocer nuestra naturaleza, el Museo Marítimo para profundizar en la historia y tecnología naval o la biología marina, Cabárceno para interactuar con la fauna y flora, la Goleta Cantabria Infinita para aproximarnos al universo de los hombres y mujeres del Cantábrico, el Etnográfico para acercar los elementos propios de nuestra cultura popular, Fuente Dé para explorar las características medioambientales de nuestra comunidad, nuestra red de cavidades, patrimonio mundial, que nos acercan al intrigante y apasionante mundo remoto de los orígenes de la humanidad, la Domus de Julióbriga, el Arqueositio de Camesa, los Centros de Interpretación del rupestre y el románico, la Torre de Pero Niño y en un futuro no muy lejano y aún provisional, el Museo de Prehistoria, para entender, conocer y comprender la historia de Cantabria…
Son activos de todos los cántabros que se ponen a disposición de la comunidad educativa para que los jóvenes y niños conozcan mejor su propia comunidad, profundicen en el conocimiento de la tierra cántabra. Creemos que es una de las mejores formas de dinamizar culturalmente la región posibilitando además que los cántabros del mañana valoren y conozcan desde una temprana edad lo propio al mismo tiempo que adquieren valores humanos y conocimientos que les permitan respetar, comprender e integrar las manifestaciones de otros pueblos.
Nuestra obligación como responsables de este Gobierno es poner en valor todos nuestros recursos para lograr una sociedad más próspera, más culta, más activa, más dinámica. Y el interés demostrado por los propios educadores, corroborado en los más de 80.000 escolares que han pasado por nuestras instalaciones, nos dan otras tantas razones para seguir «descubriendo Cantabria».

Related posts:

Tags: , , ,

Category: Naturaleza, vida rural

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *