Derriban las pequeñas presas en el río Nansa sin medir las consecuencias para el salmón

| Noviembre 30, 2009 | 0 Comments

https://i1.wp.com/www.wild-scotland.org.uk/cmsimages/Salmon%20jumping%20.%20Sept%2004%20003%20_239.jpg?resize=469%2C305

Es curioso ver los pocos proyectos que se emprenden hoy en día para proteger nuestros ríos y su fauna piscícola, pero no lo es menos comprobar, que las pocas veces que esto ocurre, parece que nadie evalúa las consecuencias que ello puede ocasionar a todo o parte de lo que se pretende mejorar.

Ahora estamos presenciando el proyecto que están ejecutando en el rio Nansa y puede que en algunos más, aunque hoy nos centramos en esta cuenca porque es la que hemos observado y conocemos mejor. Además de eso, este rio aun cuenta con la presencia del salmón, aunque no se sabe por cuánto tiempo, y eso debería de ser muy tenido en cuenta para cualquier decisión que se tome.

Hemos podido comprobar que se están derribando los obstáculos creados artificialmente en el curso bajo de este río, como son las pequeñas presas y azudes. No sabemos exactamente cual es la finalidad de esta tarea. Tampoco nadie hasta ahora ha dado las explicaciones técnicas que nos indiquen que se supone que van a mejorar.

Lo primero que sorprende es que se han retirado todos estos obstáculos sin antes haber tomado ninguna medida sobre las grandes presas de las centrales hidráulicas de Saltos del Nansa, así como sus caudales ecológicos o sus escalas para el tránsito de los peces.

Centrándonos en la parte baja de la cuenca, la que comprende desde la Presa de Palombera hasta la desembocadura, podemos ver que las medidas siempre evitan tocar las instalaciones de esta hidroeléctrica.

La presa de Palombera de 25 mts de altura, un embalse con una capacidad de 2 Hm3, recoge el agua del rio Nansa y sus afluentes y lo transporta en su totalidad por un canal de conducción hasta la Central de Trescudia, que se encuentra unos 7,7 kms bajando por el curso del rio. Este tramo de río por debajo de este embalse se queda prácticamente seco, a excepción de un ridículo caudal ecológico que a duras penas consigue comunicar un pozo con otro y no permite el desplazamiento de los peces. También se da el caso que esta presa tiene una escala que esta inutilizada prácticamente desde su construcción hace unos 60 años.

Solo unos pocos metros por encima de la central eléctrica está el primer azud. Este pequeño obstáculo se construyó para evitar que durante la primavera, en cualquier crecida puntual, los salmones se pudieran introducir en ese tramo de rio, en el que una vez que la crecida remite, se quedan aislados en pozos apenas oxigenados por la escasez de agua, cosa que presume casi imposible su supervivencia durante el estiaje, hasta llegar a la época de cría al final del año. Aun así algunos lo remontan prematuramente.

Una vez que se acerca el invierno, las crecidas son más habituales y prolongadas en el tiempo, lo que ocasiona que la presa de Palombera desembalse agua que circula por el tramo habitualmente seco. Eso unido a que el instinto de los salmones por remontar el rio se acentúa por la proximidad del desove, provoca que estos remonten el primer obstáculo y lleguen hasta el siguiente, rio arriba, la Presa del Tortorio. Una vez allí ya no podrán continuar remontando, puesto que si lo superasen se meterían en la zona alta del tramo seco que carece absolutamente de frezaderos donde los salmones pudieran desovar. Además de eso quedarían aislados por debajo de la presa de Palombera sin poder retroceder. Este hecho provocaría prácticamente en su totalidad la pérdida de toda la cría de ese ciclo. Esta presa ya ha sido derribada.

Lugar donde se encontraba la Presa del Tortorio

Como hemos comprobado y cualquier persona con los conocimientos básicos en el salmón sabe, el instinto de estos peces provoca que la gran mayoría de ellos remonte el rio a las zonas más altas buscando afluentes o lugares más propicios para su desove. Aquí se chocaran con la gran presa y allí se estancaran esperando el momento de remontar que nunca llegará. Y eso será lo que ocurrirá en este mismo mes.

¿Cómo es posible que nadie haya tenido en cuenta esto? Lo incomprensible en estos casos es que si actúan de buena fe y con desconocimiento no intenten asesorarse por las personas que llevan velando por esto desde hace muchos años. Nadie se paró a pensar por qué en su día se construyó el primer pequeño azud, solo con la intención de retrasar el remonte prematuro de los salmones a la zona seca. Nadie se interesó por saber si hay un solo frezadero en la zona donde van a desplazar a los salmones.

Es evidente que lo ideal sería que el rio no tuviese ningún obstáculo artificial. Pero eso pasa por retirar en primer lugar las grandes presas de Saltos del Nansa que son las que condicionan los caudales de agua en todo el rio en función de unos intereses económicos privados. Pero claro, ese es un tema tabú que nadie se atreve ni a mencionar.

Una vez más empezamos a resolver los problemas justo por el final. La casa por el tejado. Es posible que esto nos cueste los últimos salmones que quedan en estas aguas. Pero es seguro que para algunas empresas como esta a la que nos referimos, eso significaría el fin de un problema que ahora podrían tener si alguien quisiera hacerles cumplir la Ley que durante tantos años han despreciado.

Related posts:

Tags: , , , , , , , , , ,

Category: ecologia, Fauna, Naturaleza, pesca

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *