Enfermedades mentales del siglo XXI. El Síndrome del Burn-out

| febrero 24, 2010 | 0 Comments

https://i1.wp.com/static2.elespectador.com/files/images/ca8a7b5d1864767aa26fd2576d885d9b.jpg?resize=470%2C313

El “burn-out” relata el síndrome laboral del empleado quemado y estresado, del desgaste profesional, justo lo contrario del “boreout”. Esta motivado por el estrés que produce realizar esfuerzos que no se ven compensados personalmente.

Los colectivos que más sufren de este síndrome van desde deportistas de élite hasta los trabajadores expuestos al público, como puede ser el profesorado, personal sanitario, policía, etc… Ellos sufren a menudo este trastorno que se traduce en insatisfacción personal, absentismo laboral, bajas por depresión y peticiones de jubilación anticipada.

Habitualmente son más propensas a sufrir este síndrome personas altamente cualificadas y muy comprometidas con su trabajo, que muchas veces anteponen los intereses profesionales antes que los suyos propios. Sobrecarga de trabajo y dificultades para desarrollar la labor profesional son algunas de las causas de esta patología.

Esta enfermedad es frecuente sobre todo en mujeres, pues a su trabajo hay que sumar muchas veces sus tareas en casa. También son diana fácil aquellas personas que no manejan bien el estrés y abusan de las estrategias de escape para controlarlo.

En la actualidad este síndrome está apareciendo cada vez con más frecuencia entre los estudiantes. Suele darse entre aquellos que se esfuerzan de forma excesiva en sus estudios o los que tienen menos aptitudes y tienen que realizar un esfuerzo mayor de lo normal para sacar adelante su tarea.

El síndrome de burn-out es elevado entre los trabajadores de la Administración por las ambigüedades de rol (personas con diferentes calificaciones realizando las mismas funciones mecánicas), la falta de autonomía en la realización de una tarea con mucha rigidez organizacional y la ausencia de recompensas.

Causas

Cuando el trabajo supera a menudo las 8 horas.

No cambiar de ambiente de trabajo por periodos muy largos de tiempo.

Escasa remuneración.

Los síntomas

Sentimiento de impotencia porque a pesar del esfuerzo parece que el trabajo nunca se termina.

Estrés, insomnio, dolores de cabeza, musculares, manchas en la piel, trastornos respiratorios o digestivos.

Visto por otras personas, insatisfacción, alta sensibilidad.

¿Cómo evitarlo?

Una de las soluciones más aconsejadas es marcar los objetivos de forma clara en la empresa, informar sobre los resultados del trabajo, fomentar el trabajo en equipo y el apoyo al trabajador que desarrolla su cometido en un puesto sensible a estos problemas.

Related posts:

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Category: Ciencia, Salud

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *