La historia de Ryan Hreljac, el niño que se empeñó en acabar con la sed en África

| Julio 22, 2010 | 4 Comments

http://nezinau.files.wordpress.com/2010/01/ryan-hreljac.jpg?resize=467%2C601

Hoy queremos contaros una historia que seguramente algunos de vosotros ya conozcáis, o bien por los periódicos, los diarios, el e-mail. De cualquier forma, la importancia de la historia en sí, nos parece suficiente motivo para publicarla en este espacio y buscar la motivación en las personas para embarcarse en proyectos en pro de otras personas más desfavorecidas.

Esta es la historia de Ryan Hreljac.

Ryan nació en Kemptville (Ontario), una localidad de Canadá el 31 de mayo de 1991. En la actualidad tiene 19 años.

Un día de invierno, cuando solo contaba 6 años, Mrs Nancy Prest, su maestra en el colegio St. Michael,  ofrecía una charla sobre África a sus pequeños alumnos, donde les hablaba de las difíciles condiciones que allí se les presentaban a los niños de su misma edad. Les explicó que a diferencia de lo que muchos piensan, la mayor causa de muertes en los niños no es el hambre, sino la sed.

A Ryan le impactó esta noticia, toda vez que el caminando unos metros podía llegar a cualquier grifo por el que fluyera agua durante horas. Se acercó a la maestra y le preguntó cuánto costaría llevarles el agua a aquellos niños. La maestra pensativa se acordó de una organización llamada Watercan dedicada al tema y le dijo que un pequeño pozo podría costar unos 70 dólares.

Ryan al regresar a casa corrió al lado de su mamá y le dijo que necesitaba 70 dólares para comprar un pozo a los niños de África. Susan medio desconcertada no le tomó muy en serio pero él insistió durante días. Ryan le suplicaba, “no lo entiendes mamá, los niños están muriendo solo por no tener agua limpia”. Al final Susan, aun sabiendo la poca constancia de los niños a su edad, accedió a encargarle unas tareas por las que él se iría ganado un dinero.

Durante 3 meses Ryan fue haciendo cada día las tareas, limpió cristales, aspiró la casa e hizo todo lo que se le encargaba. En un principio sus hermanos se implicaron en su proyecto, pero pronto desistieron. Mientras el guardaba cada dólar en una vieja lata de galletas.

En Abril de 1998, sin haber cumplido los 7 años Ryan había reunido los 70 dólares y pidió a su madre que le acompañara hasta la oficina de Watercan para comprar su pozo. Una vez allí, Nicole Bosley, directora ejecutiva, le explicó al entusiasmado niño que con 70 dólares solo se podía comprar una bomba de mano, que se necesitaban 2.000 para perforar un pozo de agua. Ryan contestó decidido, “está bien, tendré que hacer mas tareas entonces”.

Nicole Bosley, cautivada por la decisión del pequeño convenció a sus superiores y a la Agencia de Desarrollo Internacional de Canadá para pagar la factura del pozo a medias con Ryan y consiguió que de esa forma su proyecto solo le obligara a recaudar unos 700 dólares.

Susan le explicó a Ryan que su familia era humilde y que sus recursos eran limitados, así que no le sería posible pagarle esa cantidad por muchas tareas que el hiciera, pero aun así, Ryan le prometió a la directora Bosley que regresaría con el dinero para encargar su pozo.

Una vez de regreso a casa, de forma sorprendente todos se vieron contagiados por el “Proyecto Ryan” y hermanos, vecinos y amigos se pusieron manos a la obra para recaudar el dinero, trabajando hasta que consiguieron su objetivo.

Poco tiempo después Ryan regresó a Watercan con lo prometido. Gizaw Shibru, director para los programas de Uganda le concedió una entrevista para ver donde quería construir su pozo. Eligieron la escuela de Angola en Otwal, un lugar castigado por el SIDA y la sequía donde 1 de cada 5 niños moría antes de cumplir la edad de Ryan.

En Enero de 1999 se construyó el pozo de Ryan.

https://i1.wp.com/4.bp.blogspot.com/_ry8a15Kv5kA/SxKixenWqnI/AAAAAAAAAas/R67KrBqudAg/s1600/rYAN.jpg

Pero este niño de 7 años no se quedó conforme con lo logrado y cuando se enteró de que los pozos se excavaban a mano se empeñó en lograr los 25.000 dólares que costaba un taladro móvil.

Susan, atrapada entre la devoción y el orgullo por su hijo, a través de Puddicombe Derek, periodista amigo suyo, consiguió una entrevista para el periódico “Ottawa Citizen”, que después desembocó en un documental para la TV. Ello provocó la llegada de cartas y donaciones desde todo el país. Al tiempo, su maestra Nancy iniciaba un intercambio de cartas con los alumnos de la escuela de Uganda.

Carta de Akana Jimmy, un niño ugandés que había escapado de las garras de los ejércitos para niños y luchaba cada día por poder ir a la escuela:

Querido Ryan, me llamo Akana Jimmy. Tengo 8 años. Me gusta el futbol. Nuestra casa está hecha de hierba. ¿Cómo son en los EEUU?
Tu amigo, Akana Jimmy.

Ryan le respondió:

Querido Jimmy, debe ser fantástico tener una casa hecha de hierba. Tengo 8 años. ¿Bebes agua de mi pozo todos los días? ¿Cual es tu materia preferida en la escuela? Iré a Uganda cuando tenga 12 años. Mi casa está hecha de ladrillos[…] Escríbeme pronto.

Tu amigo
Ryan.

Ryan se preguntaba si algún día podría conocer a su amigo, mientras sus padres pensaban que con suerte dentro de unos años se podrían permitir el lujo de viajar hasta Uganda. De forma sorprendente  un ejecutivo de su barrio le donó a los Hreljac su tarjeta de puntos aéreos de viaje reunidos durante sus numerosos vuelos.

El 27 de Julio de 2.000, poco después de cumplir los 9 años Ryan llegó a la ciudad de Otwal acompañado de sus padres. 5.000 niños le esperaban coreando su nombre, Ryan se quedó asombrado mientras repetía, “¡¡saben mi nombre!!”. Gizaw Shibru le dijo emocionado: “Todos los que viven a 100 kilómetros saben tu nombre, Ryan”. Al final de todos estaba Jimmy, que agarrando a Ryan de la mano le llevó hasta su pozo para que allí pudiera cortar la cinta de su inauguración.

En ese momento Ryan inauguró el primero de los 432 pozos que a sus 19 años ha construido ya con su Fundación en 15 países.

https://i0.wp.com/www2.pictures.gi.zimbio.com/ONEXONE+Gala+TIFF+2008+QpLx-JPRTQel.jpg?resize=344%2C515

A día de hoy su Fundación Ryan’s Well trabaja en cuidar de los pozos y el agua, así como también en proporcionar educación y enseñanza a los nativos. Ryan estudia para ser un día ingeniero hidraúlico.

Mientras… se ha empeñado en acabar con la sed en África.

Nuestra admiración por ti, Ryan.

Related posts:

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Cultura, Naturaleza, Salud, vida rural

About the Author ()

Comments (4)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Sites That Link to this Post

  1. ¿Y tu ya conoces tú propósito y sentido de vida? – Gerry Velasco | Agosto 6, 2016
  1. well I’m 13 years old and I thought I saw a video about africa and I liked to see one of a child and that was ryan Hreljac and always wanted to aydar to others who need it bye

  2. personas como tu, son las que necesita mi pueblo, mi ciudad y mi querida Colombia… que ser tan extraordinario, DIOS te llene de bendiciones a ti y tu familia, y he llegado a este Articulo por mi hija LAURA SOFIA ORTIZ CARDONA de 8 años de edad, leyó sobre ti y se sintió inquieta y me pidió que investigara más sobre ti y sobre tu obra, mañana cumplirá 9 años de edad, esta ansiosa, es una niña muy hermosa

  3. Sonia Peña dice:

    Que bueno que hayan personas interesadas en brindar una esperanza de vida en medio de tanta pobreza y olvidó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *