Wang, un niño chino condenado a vivir con una mascara

| julio 23, 2011 | 0 Comments

Wang

Wang tiene cinco años y su terrible historia comenzó hace unos años cuando cayó sobre un montón de paja ardiendo, lo que le provocó terribles quemaduras. Ahí comenzó un calvario que los médicos no creen que vaya a tener fin, al menos a corto plazo, si consiguen que sobreviva.

Para evitar que las cicatrices, en la cara y en las manos, provocadas por las quemaduras se infecten y acaben asfixiándolo, debe vivir con una máscara cubriéndole siempre el rostro. Un tumor oprime su tráquea y, aunque lo operaron hace unos meses para que pudiera respirar, ha vuelto a reproducirse.

El padre de Wang pensó que en Pekín podrían hacerle injertos, pero de momento se ha descartado la operación por la gravedad que presenta.

Su madre no se cansa de agradecer la generosidad de algunas personas que han financiado una máquina especial para que le ayude a respirar por la noche, impidiendo que se ahogue.

Wang soporta estoicamente cada día el dolor de los masajes, imprescindibles para que las cicatrices no empeoren. Mientras, como cualquier otro niño, intenta divertirse y olvidar que ya apenas tiene rostro.

Related posts:

Tags: , , , , , , , ,

Category: Ciencia, Salud

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *