El asteroide Eros podrá verse hoy con un telescopio. Video

| Enero 31, 2012 | 0 Comments

erosreconstruct_near_big

Hoy martes, el asteroide Eros 433, con sus 35 kms de largo se acercará a unos 26,7 millones de kilómetros de la Tierra, más cerca de lo que ha estado ninguno desde 1975, tanto que podrá ser observado a través de un telescopio por astrónomos y aficionados.

Esta distancia es cincuenta veces mayor que la que separa la Luna de la Tierra, según la agencia espacial estadounidense NASA.

A esa distancia Eros no será visible sin telescopio, pero aun los astrónomos aficionados podrán apreciar su forma de herradura y su superficie horadada con telescopios elementales.

Eros ha cumplido un papel especial en el avance del conocimiento del espacio: entre 1900 y 1901 ayudó a que los astrónomos midieran con mayor precisión la distancia al Sol gracias a un programa mundial de observaciones.

Otra visita cercana de Eros en 1931 permitió a los astrónomos afinar aún más las medidas del sistema solar y la distancia del Sol a la Tierra.

Aquel fue el mayor avance en la medición del sistema solar hasta que las distancias empezaron a calcularse con radiotelescopios interplanetarios en la década de 1960.

El asteroide, de unos 34 kilómetros de ancho, fue descubierto en 1898 por los astrónomos Carl Gustav Witt, en Berlín, y Auguste Charlois, en Niza (Francia).

En 2000 la sonda espacial ‘Shoemaker’ de la NASA se aproximó a Eros, lo orbitó y luego se posó suavemente en su superficie. Fue la primera vez que un artefacto humano orbitó en torno a un asteroide.

La sonda tomó casi 160.000 imágenes de Eros 433, que llevaron a los investigadores a la conclusión de que era un objeto sólido en lugar de una acumulación de residuos, como antes se creía.

Pero hay otra pregunta que muchos nos hacemos, ¿podríamos hacer algo si fuera a chocar contra nosotros? La Unión Europea ha encargado a un grupo de investigadores españoles que desarrollen el ‘NEO-Shield’, un proyecto para desviar cualquier objeto que pueda impactar con nuestro Planeta.

La Tierra ha sufrido ya varias colisiones de asteroides, algunas tan importantes como la que tuvo lugar hace 65 millones de años en la Península de Yucatán (México) y que además de acabar con los dinosaurios, causó la extinción de la mitad de las especies animales de la Tierra.

Otro episodio histórico, sucedió hace poco más de un siglo, en Tunguska (Siberia), cuando un objeto de unos ochenta metros de diámetro colisionó con la Tierra generando una energía equivalente a mil bombas atómicas.

Evitar que esto vuelva a ocurrir es tarea de las misiones espaciales de desviación de asteroides que, aunque tecnológicamente son capaces de hacerlo, aún deben adaptarse a este fin.

En Europa, el encargado de llevar a cabo esta tarea será el consorcio industrial Astrium, que contará con una financiación de cuatro millones de euros en los próximos tres años para desarrollar este proyecto internacional.

La tarea de Astrium será perfeccionar el ‘impactador cinético’, la nave espacial encargada de estrellarse a una altísima velocidad contra el asteroide para trastocar su órbita levemente y desviarlo de la trayectoria original para evitar la colisión con la Tierra.

Astrium, que ya había estudiado este concepto hace unos cuantos años por encargo de la Agencia Espacial Europea (ESA), procederá ahora a su actualización y elaboración. El aspecto técnico más crítico del impactador cinético radica en la orientación, navegación y control de colisión contra el objeto, ya que el impactador necesita velocidades relativas superiores a 10 kilómetros por segundo y una precisión espacial con un margen de tan solo unos pocos metros.

Además, Astrium supervisará y coordinará la labor técnica de los socios internacionales (Estados Unidos y Rusia), que se centrarán en otros dos posibles métodos de desviación de asteroides.

El primero está basado en la interacción gravitatoria entre un asteroide y una nave espacial. La atracción gravitatoria de una nave espacial llamada “tractor gravitatorio”en las inmediaciones de un asteroide durante un largo periodo de tiempo causaría el cambio de órbita del asteroide. Este concepto será investigado por el Instituto Carl Sagan, de Palo Alto (California), que también lleva a cabo trabajos similares para la NASA.

El concepto alternativo a éste sería la deflexión (en vez de la destrucción) mediante una explosión cercana a la superficie del asteroide. Este concepto, denominado “deflexión por onda expansiva” será investigado por el TsNIImash, una institución rusa que también trabaja para la agencia espacial rusa Roskosmos.

Fuente: EFE y Antena3 noticias

Related posts:

El misterio de los perros de patas cortas
Según Ada Yonath, Nobel de Química, el Real Madrid interesa más que nada que podamos descubrir
Las mamás canario se comunican con sus polluelos mientras están en el huevo.
Capturan un extraño animal en China
Hoy se puede acordar la reapertura de la Cueva de Altamira al público, tras 8 años de cierre
Un eclipse total de sol coincidirá con la final del Mundial de Futbol
Las plantas piensan y tienen memoria
El saltamontes tiene los testículos más grandes del reino animal en relación a su tamaño
Los aviones aumentan las precipitaciones de granizo y nieve cerca de los aeropuertos. (Video)
El satélite UARS caerá a la Tierra este viernes 23 de septiembre
Nong Youhui, el niño gato chino que puede ver en la oscuridad. (Video)
Esta noche habrá una espectacular lluvia de estrellas.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Ciencia

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *