La Gioconda del Prado fue pintada a la vez que la original de Da Vinci y en su mismo estudio. (Video)

| febrero 3, 2012 | 0 Comments

La ‘Gioconda’ del Louvre (izda.) junto a la del Prado antes de su restauración

El proceso de restauración de “La Gioconda” del Museo del Prado de Madrid ha traído consigo un relevante descubrimiento para el mundo del arte. La copia del cuadro más popular de Leonardo Da Vinci fue pintada en el propio taller del artista y al mismo tiempo que este pintaba la original.

Fuentes del museo han informado de que los restauradores han descubierto bajo el fondo negro del cuadro, añadido posteriormente, el mismo paisaje toscano que el de la «Mona Lisa» del Louvre, y al estar esta copia en mejor estado de conservación, arroja luz sobre el enigmático cuadro de Lisa Gherardini y su icónica sonrisa.

Con mayor nitidez en el «sfumato» creado por Da Vinci y una nueva luminosidad en el rostro de la retratada que hace considerar a La Mona Lisa no tan madura como se intuía en el original, el descubrimiento de esta copia ha sido certificado no solo por El Prado, sino también por el propio museo del Louvre.

La conclusión es que esta copia de «La Gioconda» fue pintada simultáneamente y en el mismo taller de Da Vinci se ha obtenido al descubrir, mediante reflectografías con rayos infrarrojos, que las rectificaciones de la copia son prácticamente exactas a las que hizo Da Vinci, lo que hace pensar que el discípulo presenció el proceso de creación de la obra e introdujo los mismos cambios que su maestro.

La obra siempre había sido fechada en el primer tercio del siglo XVI, como contemporánea a la obra de Da Vinci, pero ahora la autoría se divide entre dos de los alumnos más próximos al pintor: Andrea Salai y Francesco Melzi.

Otras voces como la de la investigadora y escritora Dolores García, autora de diversas obras sobre la Monna Lisa, disienten de esta autoría. La escritora cree que la gemela del célebre cuadro de Da Vinci descubierta en el Museo del Prado no puede atribuirse a su discípulo Francesco Melzi «siempre y cuando se mantenga que esta copia se confeccionó en el taller florentino de Leonardo y al mismo tiempo que el original, como sostiene el propio Museo del Prado».

García, autora de El secreto de Monna Lisa y La cara oculta de Da Vinci. Las claves de la Monna Lisa, basa esta afirmación en diversas argumentaciones sobre la época en la que Melzi se incorporó a la casa de Da Vinci. «Por un lado, porque el joven Francesco Melzi se incorporó a la casa de Da Vinci en 1507 y por aquel entonces ya había finalizado Leonardo su estancia en Florencia y el periodo dedicado a retratar a Monna Lisa. Y, por otro lado, y esto lo hace menos probable, en el periodo de 1503 a 1506 que duró la confección del retrato Melzi contaba sólo con entre 10 y 13 años de edad. La primera obra conocida de Melzi es un autorretrato fechado el 14 de agosto de 1510, en el que se afirma que tiene 17 años, y la calidad del mismo dista bastante del retrato que aquí nos ocupa», señala la investigadora melillense.

La autora aporta, a través de un comunicado, otras posibilidades, como la de que la copia de la Gioconda que posee el Prado fuera realizada por il spagnoletto, tal y como llamaba Da Vinci a Fernando Yáñez de la Almedina, un joven pintor español que se formó en Italia y que perteneció a la casa de Da Vinci en Florencia, coincidiendo con el periodo de confección de la Monna Lisa.

«Fue Fernando Yáñez quien introdujo en España el Renacimiento en lo que a pintura se refiere, haciendo llegar a nuestro país la fama de Leonardo incluso antes de que se extendiera por Italia. A su regreso a España, Yáñez de la Almedina se instaló en Valencia, donde recibió el encargo de pintar el retablo mayor, que supuso el fin del gótico y el inicio de los nuevos aires y técnicas venidas de Italia», recuerda. «Si cotejamos la dama de la copia del Prado con las retratadas por Yáñez en los pasajes del retablo, guardan un gran parecido, pues todas ellas son a imagen y semejanza de la Monna Lisa de Leonardo. Esta teoría estaría podría explicar el hecho de que la pintura (la copia) llegara a España antes de 1666, cuando aparece en un inventario de bienes del Alcázar de Madrid», destaca García.

Con unas dimensiones muy parecidas a la de Leonardo Da Vinci (76x57cm la de El Prado, 77x53cm la original), antes de esta restauración se creía que había sido pintada sobre roble, lo que la descartaba como copia realizada en Italia, pero ahora se ha sabido que era de nogal, igual que la auténtica Mona Lisa.

Desde el museo madrileño aclaran que su copia de «La Gioconda» no se encontraba en un almacén, sino que colgó durante años en las paredes del museo y había sido sometida a una restauración rutinaria. Y tildan el descubrimiento de «muy científico» y muy importante para los historiadores del Arte.

El descubrimiento, que será presentado oficialmente el 21 de febrero, viajará a la exposición que el Louvre prepara sobre «La Santa Ana» de Leonardo, que tendrá lugar entre el 29 de marzo y el 25 de junio, de forma que las Mona Lisa «gemelas» volverán a reunirse.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Arte, Cultura

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *