El espectacular geiser Morning Glory en Yellowstone

| julio 11, 2013 | 0 Comments

Morning Glory es un geiser de aguas termales que forma una singular piscina de vibrantes colores. Situado en el Parque Nacional de Yellowstone, en el estado de Wyoming, Estados Unidos, es uno de los lugares más famosos del lugar.

En 1983, la Sra. E. N. McGowan, esposa del superintendente del parque, le puso el nombre con el que se conoce hoy, por la similitud de sus colores con la planta Ipomoea violácea, conocida como “Gloria de la mañana”. En un primer momento lo llamo Convolutus, que es el nombre en latín de dicha flor.

Los increíbles colores que presenta se deben a las bacterias que lo habitan. Aunque todavía muestra unos colores espectaculares, estos han ido disminuyendo en los últimos años. Por otra parte eso también resulta un dato interesante para que comprendamos los efectos que la contaminación tiene en la naturaleza que nos rodea.

La piscina tiene un tamaño de unos 7×8 metros de superficie y unos 7 metros de profundidad. En la actualidad la temperatura de sus aguas ronda los 77,5 grados Celsius. En ocasiones, generalmente tras una actividad volcánica, la piscina estalla hacia el cielo formando un geiser.

Sus aguas son tan claras que mirando desde algunos ángulos crean una ilusión como si estuvieran en movimiento y cayendo por el agujero, aunque en realidad la superficie es completamente estable y plana.

El efecto negativo de los visitantes

Por desgracia la piscina ha ido cambiando de color a través de los años debido a la imprudencia de visitantes desaprensivos que lanzan objetos y basura. Aunque parezca increíble, toneladas de basura lanzada a la piscina han ido bloqueando sus respiraderos que son los que provocan que se mantenga caliente. Hay que tener en cuenta que su llamativo color azul purpura es causado por unas bacterias termófilas que necesitan altas temperaturas para sobrevivir. Cuando las rejillas de ventilación se bloquean por la basura la temperatura comienza a caer, matando así algunas de las bacterias.

El descenso de la temperatura también ha provocado que otras bacterias prosperen en la piscina. Estas nuevas bacterias de color rojo, amarillo y naranja están cambiando la tonalidad de la piscina de afuera hacia adentro, y a medida que la piscina se enfría la nueva bacteria se desplaza más cerca del centro. Transcurrido el tiempo suficiente, la totalidad de la piscina podría cambiar si los orificios de ventilación se encuentran bloqueados.

Un camino que llevaba directamente a los visitantes hasta la piscina provocaba que las visitas fueran masivas. Después el efecto de los inconscientes que arrojan basura o se llevan piedras del borde como recuerdo, provocaban el deterioro del medio. En la actualidad se ha suprimido ese camino. Ahora los visitantes deben recorrer a pie o en bicicleta deben cubrir la distancia de casi 2,5 kms, en la ida y en la vuelta, lo que ha provocado que la disminución de personas que se acerca hasta el lugar.

Ya se han realizado algunos intentos de inducir a una erupción artificial del geiser para expulsar la basura, pero los resultados no han sido los esperados.

Ahora no queda más que esperar que la naturaleza se ponga de nuevo en marcha y que el geiser vuelva a estallar, confiando que ello consiga eliminar la basura de su interior.

Related posts:

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Category: ecologia, Naturaleza

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *