Unos espejos reflejaran el sol sobre un pueblo de Noruega

| octubre 28, 2013 | 0 Comments

Rjukan-mirror-1_2710673b

Rjukan es un pueblo industrial de Noruega en el que sus 3.500 habitantes han vivido siempre acostumbrados a los inviernos oscuros y sombríos. Protegido por las montañas Gaustatoppen, el pueblo situado en pleno valle no recibe la luz solar directa durante cinco o seis meses al año. Ahora, gracias a unos espejos instalados recientemente, Rjukan recibirá la luz del sol en el invierno por primera vez en más de 100 años de historia.

Los trabajos para llevar a cabo esta empresa son conocidos como “The Mirror Project” (El Proyecto Espejo), tuvieron un coste de 5.000.000 de coronas (aproximadamente 600.000 €) y concluyeron esta semana. Los espejos instalados en la montaña reflejarán los rayos de luz solar proyectándolos en la plaza del pueblo, por lo que los residentes ya no tendrán que desplazarse muy lejos de sus casas para tomar el sol.

El montaje cuenta con unos sensores que están configurados para ajustar automáticamente el ángulo de los espejos con respecto al sol, con el fin de proporcionar la mayor luz posible del mismo sobre la plaza, dependiendo de cada momento del día.

Oeystein Haugan, coordinador local del proyecto, comentaba sobre la instalación de estos espejos en una colina a 400 metros del pueblo, “la idea es un poco loca, pero la locura es nuestra marca”.

Idea meditada

Rjukan nació hace un siglo de la mano de Sam Eyde, fundador del gigante noruego Norsk Hydro, que quería aprovechar una enorme cascada para producir fertilizantes químicos. Según comentaban algunos canales de televisión, la idea del espejo fue planteada por primera vez hace un siglo por un trabajador de la planta industrial, cuando el pueblo aún este se estaba comenzando a desarrollarse.

Al carecer de la tecnología adecuada para hacer realidad esa idea, Sam Eyde optó por construir un teleférico capaz de llevar a la gente desde los valles a las cimas de las montañas soleadas. El sistema de teleférico se encuentra todavía en servicio, pero Rjukan ha podido contar ahora con la tecnología y los fondos necesarios para hacer realidad la vieja idea del espejo.

Noruega no es el primer país en instalar espejos para hacer llegar la luz solar a sus habitantes. En 2006, la aldea italiana de Viganella que se ubica cerca de los Alpes, colocó hojas reflectantes en los picos cercanos para reflejar la luz solar sobre su plaza principal. También la ciudad austriaca de Rattenberg cuenta con un sistema similar.

Related posts:

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Ciencia, ecologia, Naturaleza, vida rural

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *